Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Víctor Sandoval, del casi abandono a encontrar su 'punto zen' en 'Supervivientes'

En tres días, Víctor Sandoval ha pasado de querer abandonar a encontrar su punto de equilibrio en la isla. Cansado del frío y de no poder dormir, el concursante había tomado la decisión de abandonar, una decisión de la que finalmente se ha arrepentido. Lleno de energía, el superviviente está dispuesto a ir a por todas, incluso ayudar a sus compañeros a pescar.

Debido al frío y después de haber pasado malas noches, Víctor Sandoval se ha derrumbado y ha decidido abandonar. "No puedo dar más. Ya estoy en un bucle de destrucción. He puesto todo en una balanza y no puedo más", explicaba el superviviente. Se ha confesado con Mila Ximénez y han terminado los dos llorando: "Ha sido una experiencia maravillosa. No puedo dar más, he dado todo lo que podía dar". Mientras se alejaba de Laguna Cacao en barca, Víctor no ha podido evitar llorar y explicar lo que echaría de menos de cada compañero.

Después de despedirse de sus compañeros y asegurar que abandonaba el concurso, Víctor Sandoval ha vuelto a Laguna Cacao lleno de energía y dispuesto a luchar hasta el final. "No me voy ya. Me quedo con vosotros", ha dicho el concursante, alegrando a todos sus compañeros. A pesar de ello, Mila parece no estar muy convencida de ello. "Probablemente se vaya este jueves y me voy a preparar. Pero hasta entonces le voy a disfrutar", ha dicho la colaboradora.

Sandra Barneda ha querido hablar con Víctor Sandoval tras su amago de abandono y saber qué es lo que le ocurría. "El jueves fue tremendo, el viernes peor y el sábado me hundí. Una conversación con la dirección del programa me hizo tranquilizarme. Empecé a tiritar, se me metió el frío en el cuerpo y pensé en que me podía haber muerto si Paco no me hubiera acercado al fuego", ha explicado con un tono mas calmado. Sandra ha apuntado que le notaba en un 'estado zen'. "Las circunstancias hacen que siempre esté más nervioso. Mi vida pegó un giro hace cinco años por las circunstancias y ahora he vuelto a relajarme. Prometo pescar pero no voy a matar al pez", ha respondido el superviviente.