Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alba Carrillo, a su madre: “Para mí eres un lastre en muchas ocasiones y más aquí”

Una pregunta inocente de Leticia Sabater hizo saltar chispas entre Alba Carrillo y su madre, Lucía Pariente. ¿El motivo? La percepción del amor de Lucía, algo que Alba no podía entender y que veía como una ofensa hacia su padre. El resultado fue un cruce de duros reproches que ni madre ni hija supieron solucionar...

Todo ha comenzado con una pregunta de Leticia Sabater a Lucía Pariente: "¿Sigues enamorada de tu marido como el primer día?". Lucía respondía muy sincera: "No, porque nunca lo he estado". La cara de Alba, su hija, era un poema, no entendía que su madre dijese algo así y, muy enfadada, le declaraba la guerra: "¿Pueden llevarse a la bruja y traer a mi padre?".
Para Alba, las palabras de su madre eran una ofensa enorme hacia su padre y no podía entender que dijese algo así delante de las cámaras. Lucía quiso justificarse: "Le quiero como el primer día, pero no he estado enamorada nunca. Yo eso del amor no lo entiendo, eso es pan para hoy y hambre para mañana y yo quiero pan para todos los días".
Alba, cegada por el enfado, se levantó y mientras se iba le soltó a su madre que estaba deseando que se la llevaran a la otra isla, "porque si no te voy a nominar a ti en vez de a Paola". Seguidamente se encerraba en el baño y se negaba a hablar con su madre, que entre lágrimas avisaba que iba a hacer la maleta para marcharse.
Dicho y hecho. Lucía había hecho la maleta y estaba dispuesta a marcharse, pero ante encendió otro fuego al culpar a Leticia de todo por haber hecho una pregunta fuera de lugar: "La pregunta de Leticia se ha pasado de la norma y yo no quiero estar con gente mala". Este gesto no hizo más que empeorar la relación entre madre e hija, ya que Alba se puso del lado de Leticia: "Tenías en tu mano responder otra cosa, la culpable de la situación eres tú, y la responsable".
"Yo quiero vivir esta aventura, y contigo no lo voy a hacer, así que te agradezco en el alma si te vas, mamá. Me has dejado a los pies de los caballos, me has destrozado, así que vete con dignidad, por favor", continuaba Alba. Con la situación al límite, madre e hija se alejaron del grupo para poder hablar a solas, pero la conversación continuó en la misma línea.
"Sabes quién soy, la presión mediática que tengo y lo que significa que tú digas eso, y ya me has cansado, porque si tú no tienes verguenza y no respetas a mi padre, yo tampoco te respeto a ti. [...] Para mí eres un lastre aquí, y en muchos otros sitios, pero aquí en concreto no pensaba que esto me iba a superar tanto. No puedo vivir mi experiencia feliz contigo, tienes derecho a vivirla, pero entonces me descartas obligatoriamente, tú verás cómo eres de generosa como madre".
Alba seguía en sus trece de que no quería vivir la experiencia con su madre y su madre seguía en sus trece de que no había nada del otro mundo y mucho menos nada ofensivo, sin dar su brazo a torcer, madre e hija hicieron de tripas corazón y decidieron continuar el concurso juntas... ¿hasta la próxima bronca?