La fiesta de Mauricio, un fracaso