Los trabajadores del bar Reinolds se van de copas después de su jornada laboral