Soraya y Jonathan, trabajadores de Hacienda