Jaime y su anécdota del unicornio: Christian Gálvez le ha prometido que hará lo mismo con un helado