Una ‘cristinada’ consigue que Marga vuelva a sonreír y se reencuentre con su madre