Kolinda Grabar, presidenta de Croacia, besa la Copa del Mundo que los croatas no pudieron ganar