De Iniesta pidiéndole silencio a su hijo, al tierno saludo de Aspas: el entrenamiento más familiar de La Roja