James Rodríguez, eufórico tras el gol de Yerry Mina en el descuento