El Federer del futuro aparece en el Estadio Krestovski para presenciar el Suecia-Suiza