Reconocimiento médico y baño de multitudes: Cristiano ya es un héroe en Turín