La historia de Andrea y Agnese da un giro de 180 grados: “Antes éramos amigos”