La clave del capítulo: ya sabemos dónde está José