Aitor Ocio, lucha por su hija