Anna Gabriel, la sexta fugada del ‘procés’