La CUP rechaza la investidura de Jordi Sánchez y bloquea el panorama político catalán