Mientras Miguel Torres jugaba en Madrid, Paula Echevarría se iba de viaje a Asturias con amigas