Omar Montes nos ha enseñado un nuevo idioma: el de los "iluminati"