Samanta se enfrenta a sus peores miedos: las alturas y los fantasmas