La mujer rociada con ácido y su agresor sí habrían mantenido una relación sentimental en el pasado