La guerra de símbolos en Cataluña: así es el verano del procés