La llamada al 112 que indignó a un grupo de jóvenes atrapados en el Angliru