Pólvora en las manos y una fibra en una bufanda: las pruebas que acorralaban al novio de Sheila