Las pruebas de ADN confirman que el pelo encontrado en el pozo es de Julen