El presunto asesino del pantano de Susqueda preparaba su fuga a Colombia