Los acusados del 'procés' piden una solución política y no judicial