Las residencias de ancianos extreman las medidas de higiene para evitar contagios de coronavirus