El discurso del Papa en Estrasburgo convence a todos