Un portero de discoteca acusado de matar a un joven de un puñetazo, condenado a ocho meses