Uno de los asesinos de Samuel es miembro de una banda latina, habitual en narcopisos y tiene un perfil maltratador, según el entorno del implicado