El jefe de la policía científica niega que se manipulara la hoguera