Lorena también se había obsesionado con Aranburu, un futbolista de la Real Sociedad