Así fue la trampa de la Guardia Civil en la que cayó Ana Julia