José Luis Abet, acusado del triple crimen de Valga, visitó a un brujo para echar un mal de ojo a su exmujer