Pantanos vacíos, campos secos y una dramática previsión de incendios: California vive una sequía extrema