Roberto Rodríguez tiene que ser atendido por una UVI móvil tras su espectáculo de fuerza