Alexandra Malter podrá hacer mil cosas con los hula hopos, pero nunca sorprenderá a un duro Risto Mejide