Javier del Rey da mal rollo al jurado con sus cuchillos, pero lo que hace con ellos les produce placer