Nada es lo que parece: nadie estaba preparado para escuchar cantar a Joao Paulo