El doble de Michael Jackson tiene algo que el resto de imitadores no tiene, según Risto Mejide