Tony se asusta tanto que se pierde en el sótano del terror: “¡Súper, Súper!”