Gritos, histeria y arcadas: Adara y Maestro Joao, atemorizados en el túnel del terror