Julius y Lucía, cara a cara en el confesionario antes de la expulsión