El suplicio de las 'nominaciones a la panza'