Las ganas de fiesta de Hugo dejan sin dormir al resto de la casa: "A mí nadie me da órdenes"