Los piojos llegan a Guadalix y los concursantes buscan al culpable: "Qué asco"