Disturbios y protestas, la otra cara de las Olimpiadas: "Así es cómo tratan al pueblo"