En 30 años la temperatura aumenta casi 10 grados y el Ártico se resiente