El descubrimiento de una nueva proteína, llamada DGCR8 , puede frenar el envejecimiento